Cómo agregar probióticos a tu dieta

En este artículo hablaremos sobre probióticos vivos y naturales o, en otras palabras, de alimentos probióticos y bebidas que obtuvieron sus microbios beneficiosos a través de un proceso de fermentación natural (sin añadir cápsulas ni polvos).

Recordatorio veloz: Los probióticos son bacterias vivas y activas que se consideran “buenas” porque ayudan a mejorar nuestra digestión y absorción de nutrientes, entre muchos otros beneficios.


Estas bacterias se convierten en parte de nuestro cuerpo desde que nacemos, así que cuando comemos o bebemos probióticos, en realidad estamos repoblando y diversificando nuestra ya existente (por pequeña que sea) micro-flora intestinal. Esto ayuda al sistema digestivo a procesar los alimentos más eficientemente y también tiene un impacto positivo directo en nuestro sistema inmunológico y nervioso.


Entonces, ¿cómo agregar probióticos a tu dieta si nunca los has comido regularmente?

No hay una única y correcta manera de hacerlo, pero podemos darte algunos consejos que provienen de nuestra larga experiencia en el consumo de probióticos.


Consejo 1: Ten en cuenta algunas precauciones

Si tienes algunas alergias o intolerancias alimenticias, enfermedades diagnosticadas y/o estás embarazada, te recomendamos que investigues antes. Ten en cuenta los ingredientes de los probióticos que elijas y pide consejo a tu nutricionista o médico sobre el consumo de probióticos con relación a tu condición particular.


Consejo 2: Elije bien tus probióticos

Le recomendamos que te tomes tu tiempo, leas las etiquetas, investigues y preguntes. Los alimentos y las bebidas fermentadas naturalmente no te darán una cuenta exacta de los probióticos que contienen, pero los estarás recibiendo de la mejor fuente. Especialmente cuando estos alimentos y bebidas se producen localmente, porque los probióticos en ellos se habrían desarrollado en el clima / entorno donde vives, por lo que actuarán mejor en tu cuerpo.


Consejo 3: Ir poco a poco y experimentar

Comienza por consumir pequeñas cantidades de los alimentos probióticos y bebidas de tu elección. Si es una bebida, trata de beber entre 4-6 oz. por porción una vez al día antes de la comida. Si es un alimento probiótico, intenta agregar pequeñas porciones de este como acompañamiento a tu plato principal. Si es nuestro vinagre de sidra de mango, mezcla una cucharadita en un vaso de agua y bebe a primera hora de la mañana en ayunas.


Consejo 4: Presta atención

Come con consciencia plena (¡esto es una excelente práctica en general!) y escuchar a tu cuerpo. ¿Cómo te sientes un tiempo después de haber comido o bebido probióticos? ¿Cómo es tu digestión? ¿Cómo fuiste al baño más tarde? Conocer tu cuerpo es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu salud.


Consejo 5: Ajusta a tus necesidades

Todo lo anterior es información valiosa sobre tu salud y bienestar que te ayudará a encontrar las mejores combinaciones de tiempo y tamaños de porción para ajustar el consumo de alimentos y bebidas probióticas. (Por ejemplo: cuando necesito un impulso de energía creativa, comer un poco de kimchi o beber kombucha me ayuda mucho!)
¡Escucha a tu tripa!

Nos encantaría escuchar tus ideas o preguntas, por favor compártelas en la sección de comentarios o escríbenos a [email protected]

Alexander Morales
Follow me on
Alexander Morales
Follow me on

Latest posts by Alexander Morales (see all)

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *